DESPIDOS

El despido es una de las causales por las cuales puede extinguirse el contrato de trabajo. Es un acto jurídico valido, un derecho que tiene el empleador y de acuerdo a la forma en que se produjo ese despido la ley laboral le asigna responsabilidades diferentes. Los aspectos a considerar se centran principalmente en distinguir entre despidos con o sin causa.

despidos

DESPIDOS CON CAUSA

El despido con causa, es el que decide el empleador cuando por las inobservancias por parte del trabajador de las obligaciones que nacen del contrato de trabajo son de tal magnitud y gravedad que hacen imposible la continuidad el vinculo laboral. Sin embargo, hay que entender que unos de los principios del derecho laboral es la de “la continuidad del contrato de trabajo”, es decir, que la ley persigue siempre que la relación laboral se mantenga en el tiempo, por lo que la justa causa que se invoca para extinguir el vinculo tiene estrictos requisitos materiales y formales que cumplir a fin de que logre los efectos jurídico que persigue; entre otras cosas el despido debe ser notificado fehacientemente, la causa debe ser de tal gravedad que impida continuar el vinculo, la notificación de la causal debe ser notificada contemporaneamente con la toma de conocimiento por parte del empleador, además la causal debe ser probada por el empleador con los medios que tenga a su alcance etc. En este caso no genera obligaciones indemnizatorias para el empleador, sólo del aguinaldo y vacaciones proporcionales al tiempo trabajado y el salario devengado durante el período efectivamente laborado, además de la entrega del certificado de trabajo y la constancia documentada de aportes y contribuciones con destino a los organismos de la seguridad social y sindical.

DESPIDOS SIN CAUSA

El otro supuesto de extinción del vínculo laboral es el despido sin justa causa. Este se produce cuando el empleador termina unilateralmente con la relación de trabajo sin invocar una justa causal, en este supuesto se incluyen la falsa causa o una causa que no pueda ser probada. También se considera despido incausado cuando de las conductas y actitudes del empleador hacia su empleado se desprende que el mismo no consiente proseguir con la relación de trabajo, por ejemplo: malos tratos continuos, sanciones desproporcionadas, falta de pago de la remuneración etc. más allá de que en estos casos no se notificó fehacientemente la voluntad de extinguir el contrato de trabajo la ley ampara que el trabajador se considere despedido sin causa ya que por los comportamientos de su patrón se le vuelve imposible continuar con el vínculo. También este tipo de despido debe ser notificado fehacientemente por quien lo invoca, y es decir que el empleado que se considera despedido deberá notificarlo en el menor tiempo posible, ya que de no presentarse a trabajar (tal cual es la voluntad del trabajador cuando de las injurias se vuelve imposible continuar la relación laboral) puede quedar enmarcado en la figura del “abandono de tareas”.

En todos los casos, debe verificarse que el vínculo se haya encontrado correctamente registrado (básicamente, que la fecha de ingreso denunciada por el empleador coincida con la real, como así también, que la totalidad del salario percibido por el trabajador se encuentre reflejada en los recibos de haberes), por cuanto de no ser así, la ley dispone agravamientos indemnizatorios.

Para todos los despidos sin causa, la ley prevé el pago de indemnizaciones a favor del trabajador.

Diagonal 74 Nº 1312 esquina 8 Piso 10 Oficina 107/8 | 0221 15 5254596 | La Plata, Buenos Aires, Argentina

Desarrollado por Virginia Ramos